BUCLE MAGNÉTICO | LAZO DE INDUCCIÓN

El bucle magnético es una de las ayudas más útiles para las personas con discapacidad auditiva usuarias de audífonos o implantes cocleares. Gracias al bucle magnético, se posibilita la comunicación y las relaciones interpersonales en espacios y/o situaciones contaminadas por el ruido ambiente y/o en las que la distancia con el interlocutor o la presencia de varios interlocutores dificulta o impide dicha comunicación y el acceso a la información.

Su funcionamiento es muy sencillo. Es un sistema de sonido que transforma una señal de audio en un campo magnético que es recibido por los audífonos dotados de posición ‘T’ (de “Tele-bobina”, “Telecoil” en inglés). La bobina de estos audífonos transforma el campo magnético nuevamente en sonido dentro de la oreja del usuario, aislado de reverberaciones y ruido ambiente. El resultado es la recepción de un sonido más limpio y nítido, perfectamente inteligible y con un volumen adaptado a las necesidades del usuario.

Es un sistema que está normalizado a nivel mundial que se rentabiliza rápidamente su coste dado los grandes beneficios que proporciona a las personas con discapacidad auditiva.

El icono más utilizado para señalizar la presencia de bucle magnético es este:

El bucle es, por tanto, un producto de apoyo a la comunicación oral y para el acceso a la información  de  probada  eficacia  en  su  empleo  para  espacios  y  servicios  de  concurrencia pública donde la megafonía resulte contaminada por el ruido.

Para que los usuarios de prótesis auditivas puedan reconocer un espacio donde se dispone de bucle magnético o existe una instalación adaptada, éste debe estar indicado con el símbolo de  accesibilidad  auditiva  que  lo  identifica.  Los  usuarios  de audífonos y/o implantes que observen este logotipo activarán la  bobina  de  inducción  de  sus  prótesis  auditivas,  mejorando con ello su acceso a la información auditiva y hablada.

El sistema  consiste  en  un  amplificador  específico  a l  que  se  conecta  un  cableado  eléctrico, diseñado de forma particular para el área a cubrir y con el que se crea un campo magnético de audio  en  esa  área  de  cobertura.    Este  campo  magnético  de  audio  deberá  cumplir  con  la Normativa UNE-EN 60118-4:2007 para garantizar la calidad objetiva del sistema.
Las fuentes de audio y micrófonos de ese lugar se conectan también al amplificador del bucle magnético, lo que permite que este campo magnético con el audio de estas fuentes induzca la telebobina (“T”) del audífono y/o implante, que lleva la persona sorda, permitiendo la escucha de ese sonido sin los problemas que produce la transmisión a través del aire: desaparecen la reverberación, el ruido ambiente de fondo y el problema de la distancia entre el emisor y el receptor, lo que garantiza la inteligibilidad de la voz y la calidad del audio.

Cómo funcionan los bucles magnéticos

“Un sistema de lazo de inducción transmite una señal de audio directamente a un audífono, reduciendo el ruido de fondo, así como la reverberación y otras distorsiones acústicas que reducen la calidad del sonido”.

Entradas de audio 1, desde cualquier fuente de audio existente, tal como un sistema de sonorización, o por las entradas de un micrófono, que van a un amplificador del lazo de inducción 2. El amplificador produce una corriente al lazo 3. O a una serie de lazos. Mientras que la corriente que atraviesa el cable crea un campo magnético 4. en el área necesaria – el diseño cuidadoso del lazo y del amplificador asegura que la componente vertical del campo sea uniforme y no sufra caídas de nivel y zonas muertas donde el usuario podría situarse. En el interior de la mayoría audífonos 5, una pequeña bobina conocida como Telebobina 6 toma la señal del campo magnético, la cual es amplificada como señal audio de alta calidad, y se entrega directamente al oído del usuario del audífono.

Beneficios de los lazos de inducción

Alta rentabilidad. La única tecnología que no requiere compra ni mantenimiento de receptores.

La utilización en lugares de tránsito. La única solución posible donde un usuario está de paso, por ejemplo en mostradores, o en redes de transporte.

Invisible, pero siempre presente. Los individuos no tienen que pedir ayuda a nadie, necesitan solamente usar la opción “T” de sus audífonos para oír claramente. Los que prestan el servicio no tienen receptores que controlar o mantener.

La tecnología más versátil. Proporciona soluciones adaptadas a cualquier ambiente, desde un microbús a un aeropuerto, de ventanilla para billetes a una sala de conferencias. Ningún otro sistema queda cerca en cuanto a flexibilidad.

Dónde instalar

Se recomienda instalar sistemas de lazo de inducción, en lugares públicos y privados, cuya afluencia de público necesite una comunicación unidireccional y/o bidireccional.

Algunos de estos lugares podrían ser:

• Edificios históricos con gran reverberación; Catedrales, Iglesias, teatros, palacios.

• Estaciones de transportes; autobús, aeropuertos, trenes, metros.

• Ventanillas y mostradores de atención al público; bancos, ayuntamientos, consejerías, concejalía, puntos de información turística.

• Recepciones de hoteles, habitaciones, sala de TV.

• Lugares con intercomunicadores; puntos de peaje, barreras de aparcamientos, telefonillos de acceso entrada, puntos de ayuda, ascensores, puntos de información turística.

• Salas de reuniones y espacios pequeños; salas de conferencias, oficinas, despachos.

• Centros de formación; centros educativos, institutos, salones de actos, academias.

• Medios de transporte; servicios públicos, autobuses, taxis, minibuses.